Así se rompió la izquierda

En menos de dos décadas el PRD se había encumbrado como la fuerza política dominante en el Distrito Federal. Luego de las elecciones de junio pasado quedó claro que los electores ya no ven a este partido como una opción viable y competitiva. ¿Qué sucedió? Ivabelle Arroyo explora algunas de las razones del fracaso perredista.

01-izquierda-02El 8 de junio la ciudad de México amaneció con una sorpresa mayúscula: el poderoso y omnipresente partido de izquierda, el PRD, amo absoluto de la ciudad durante 18 años, fue inesperadamente vapuleado en las urnas. Perdió ocho de las 14 delegaciones donde era el rey y le quitaron el cetro de mayoría en la Asamblea Legislativa del DF.

Los peores escenarios previstos durante las campañas no se parecían a esto. Temían perder una, quizá dos delegaciones, ante la nueva fuerza política de izquierda, nacida de su costilla y liderada por Andrés Manuel López Obrador, pero nunca pensaron que prácticamente perderían el poder.

¿Qué pasó? ¿Se despintó la izquierda? ¿Se castigó a la clase política gobernante? ¿Se hartaron los capitalinos de Miguel Ángel Mancera? ¿Es este el principio de una nueva etapa política para la ciudad?

La respuesta que me doy a todas estas preguntas es negativa. Aquí, la pérdida reportada por un partido político no implicó ni cambio de rumbo, ni cambio de clase política, ni cambio alguno. Para explicarme, daré un pequeño rodeo, una vuelta por el pasado reciente que permitió al PRD gobernar la ciudad más importante del país y construirse a sí mismo como una opción política competitiva y viable para México.

01-izquierda-01

Los capitalinos llegaron tarde a la democracia, pero lo hicieron en un momento favorable: el voto comenzaba por fin a ser una herramienta confiable para la renovación  de autoridades y la izquierda no era el monstruo amenazante que se inventó Joseph McCarthy. La primera vez que los ciudadanos votaron en el DF fue en 1997 y lo hicieron por el candidato del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del célebre nacionalizador del petróleo.

Ese primer gobierno duró sólo tres años y bien puede decirse que fue un ensayo: el partido estaba recién fundado, al gobernante le quedaba chica la ciudad (su mira siempre estuvo en  Los Pinos) y los jefes delegacionales aún no  eran electos.

Haré pues a un lado ese notable ensayo y situaré el origen de las administraciones de izquierda en el 2000, con el triunfo del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador. Él fue el diseñador de la nueva administración, el facilitador de los liderazgos en el PRD, de los grupos clientelares, de los caciques delegacionales, del auge del Sol Azteca.

López Obrador era otra persona antes de que el mundo lo conociera como el perenne opositor presidencial en México. Como jefe de gobierno (2000-2006) fue incansable, tenía buena relación con un sector poderoso de la clase empresarial, madrugaba y hacía madrugar a todos, y eran proverbiales su actitud austera y su protección personal. Los mexicanos aún recuerdan que se movía en un Tsuru y que lo cuidaba un grupo de mujeres entrenado en Israel.

Su gobierno fue pionero en programas sociales universales y los adultos mayores, por primera vez en la historia, recibieron una pensión sin importar su trayectoria laboral.

El gobierno se manejó con mano dura y López Obrador delegó muy poco. Supervisaba personalmente los proyectos prioritarios y exprimía a sus colaboradores. En la sombra operaba políticamente René Bejarano y para marcar rumbo y salir a cuadro estaba una corriente de intelectuales que le era afín y hacía olas a su favor.

La figura de López Obrador (y el mito) creció, además, por el contraste con la presidencia de la República, cuyo titular era el panista Vicente Fox. Los dos eran populistas en distintos espacios del espectro ideológico y muy pronto se convirtieron en enemigos. Fox vio el peligro político que representaba López Obrador para la continuidad del proyecto presidencial y enarboló una temprana y adversa lucha contra el tabasqueño. La figura del jefe de gobierno se agigantó y no es una exageración afirmar que la izquierda viable, electoralmente competitiva, y gubernamentalmente responsable llegó con él.

Marcelo Ebrard, el siguiente gobernante de izquierda en la capital, puso otro sello a su mandato, un color más moderno. Se vinculó mucho más con el círculo rojo de opinadores, construyó una imagen de alcalde exitoso principalmente fuera del país, continuó con la política social de López Obrador pero incluyó visiones urbanas y políticas más modernas: el matrimonio entre personas del mismo sexo se aprobó durante su mandato y se impulsaron nuevos paradigmas de movilidad en la ciudad. Ecobici nació con él. Como López Obrador, pero con menos fuerza más allá de la ciudad de México, Ebrard se convirtió en un referente importante de las discusiones de izquierda en México: podía alzar la voz frente a las políticas impulsadas por el presidente de la República, el panista Felipe Calderón, aunque en general lo hacía sólo para temas relacionados con la ciudad de México.

Durante la administración de Marcelo Ebrard las tribus del PRD marcaron gruesas líneas entre sí y era precisamente la batalla entre liderazgos partidistas lo que permitía al jefe de gobierno gobernar. Ebrard nunca tuvo la mayoría en su partido: construía alianzas con la corriente que más le convenía y la abrumadora concentración de poder en su gobierno hacía el resto.

Esa concentración de poder, por cierto, no sólo se derivó del particular diseño institucional del DF, sino de la propia ingeniería ebrardista: con el argumento (plenamente justificado, hay que decirlo) de la corrupción delegacional, quitó facultades legales a este gobierno local de contacto. Permisos, licencias y supervisión de obras y negocios pasaron al gobierno central, con el dinero, las relaciones y también la corrupción que eso implica.

El poder de Ebrard era inmenso, pero todo emanaba de su oficina y de los recursos de su gobierno. Su nombre no tuvo fuerza en el país y su mano no gobernó el partido, lo que al final derivó en una complicada elección de su sucesor. No logró imponer a su delfín y un funcionario popular, sin militancia, se convirtió en la mejor solución para impedir una sangrienta batalla perredista. El finado Manuel Camacho fue el operador de esa elección interna.

Así llegó Miguel Ángel Mancera, un procurador sin militancia, leal, de buena formación académica y protagonista de un video de acción policiaca real que le allanó el camino. Los capitalinos lo habían visto en acción, con chaleco y armado, liderando un rescate de secuestro.

En 2012 Mancera ganó con un porcentaje superior  al 70% y el partido que lo postuló, el PRD, hizo lo propio en 14 de las 16 delegaciones. Ése fue el mejor momento del PRD: prácticamente toda la ciudad se  pintó de amarillo. Sin embargo, el carro completo comenzó a perder velocidad de inmediato: Mancera no se afilió al partido y además osó establecer una relación cordial con el PRI y con la presidencia. Poco después rompió con su ex jefe Marcelo Ebrard y convirtió su administración en la principal perseguidora de los pecados de éste.

Cuesta trabajo definir el estilo de gobierno de Miguel Ángel Mancera: a primera vista parece políticamente aséptico, poco involucrado en los asuntos del PRD y ajeno a la batalla de tribus en ese partido, pero una mirada más atenta revela que tiene ese partido a su servicio. En la primera mitad de su administración (2012-2015) ninguna iniciativa se detuvo en la Asamblea Legislativa, su gobierno se coordinó sin dificultad con los caciques territoriales que la jerga correcta llama “delegados”, tuvo diálogo útil (léase para fines presupuestales) con los liderazgos nacionales del PRD y es, además, el candidato natural de ese partido para la presidencia en 2018 (ver cuadro 1).

01-izquierda-cuadro-01

Los resultados de la elección del 7 de junio fueron desastrosos para el Partido de la Revolución Democrática. Desde que Cuauhtémoc Cárdenas se sentó en las oficinas del Zócalo como jefe de gobierno, el PRD no había tenido una votación tan desfavorable: perdió la mayoría en la Asamblea Legislativa y la mitad de las delegaciones que gobernaba, entre ellas la simbólica e importantísima joya central: la delegación Cuauhtémoc. En el mapa se muestra cómo quedó repartido el D.F.

01-izquierda-mapa-01

¿Qué lo provocó? Las hipótesis principales son cuatro: el desgaste propio de las administraciones perredistas ininterrumpidas, la gestión de Miguel Ángel Mancera, el descrédito actual del PRD y, por último, la expectativa generada por otros partidos políticos.

Las tres primeras implican un voto de castigo, la última un cambio de expectativas y valores en la capital, un desplazamiento ideológico o un trabajo arduo de grupos políticos distintos a los del PRD.

No parece que haya sucedido esto último. Pongamos un poco de atención en los resultados: el PRI ganó tres delegaciones y el PAN dos. No alcanzan su récord histórico de seis delegaciones entre los dos y ambos perdieron fuerza legislativa. La participación de otros partidos (Movimiento Ciudadano, PVEM) no es significativa. ¿Dónde están todos los votos? Están en el mismo lugar, con la misma gente. Los capitalinos votaron a la izquierda, unos por el PRD y otros por el grupo que se separó para formar Morena, pero ojo, no hay nueva clase política en Morena, ni nuevos planteamientos de gobierno.

Los candidatos ganadores ya gobernaron con el PRD y cargan con la historia y las culpas de éste, por lo que no es posible interpretar el resultado electoral sólo como un voto de castigo. Por otro lado, Morena no enarboló una bandera de ataque al gobierno de Miguel Ángel Mancera y éste, a su vez, no se dio por aludido al analizar la pérdida de diputados y delegaciones. Mientras el PRD lloraba sobre el mapa del DF, él jugaba beisbol en el Zócalo o se dejaba querer con la exhibición de los autos de Fórmula 1 en el centro histórico.

Los integrantes de Morena hicieron lo propio: ni en campaña, ni en sus expofraudes, ni en sus declaraciones a prensa, tocaron un pelo del prestigio personal del gobernante o sus acciones de gobierno. Todas sus flechas se clavan en el secretario de gobierno, el hábil operador ex ebrardista y ahora principal portero de Miguel Ángel Mancera: Héctor Serrano. Contra Mancera no hay queja por ahora.

También hay que poner atención en un detalle: el jefe de gobierno no pierde poder con la pérdida de delegaciones. Los delegados tienen muy pocas facultades, no manejan la seguridad, las obras, los permisos ni la vialidad primaria y aunque tienen un presupuesto asignado, éste funciona con la más malvada de las herramientas de la centralización: sale cheque por cheque de la tesorería central, en las fechas en las que ésta lo determine.

La Asamblea es otra cosa. Integrada por 66 diputados, la Asamblea se convierte en el reto a vencer por los operadores políticos de Miguel Ángel Mancera si Morena o el PRD abandonan su actitud colaboradora con él. En el momento en el que escribo esto, los resultados (aún con impugnaciones pendientes) dieron 22 diputados para Morena, 19 para el PRD, 10 para el PAN y 6 para el PRI.

Las razones del votante son insondables, pero ¿qué pasó dentro del PRD para desbarrancarse de esa manera? La explicación general es que el partido sufrió una escisión con el nacimiento de Morena y que ésta capitalizó la mitad de los votos de izquierda.

Pero los detalles de la batalla son reveladores. Por ejemplo, ¿por qué perdió el PRD en Cuauhtémoc y no en Iztapalapa?

La explicación puede remontarse hasta 2012, con la llegada del jefe de gobierno apartidista y la pérdida de rumbo ideológico en la ciudad, pero ya no iré tan atrás en los ayeres: hay dos elementos recientes cuyo impacto es directo. El primero es la nueva composición interna del PRD y el segundo es el conflicto en los cacicazgos territoriales.

El PRD siempre ha sido un partido quebrado. El debate primero y la lucha encarnizada por espacios después fueron siempre actitudes más valoradas que la disciplina partidista. Los perredistas se agrupan, formalmente en corrientes ideológicas diferenciadas y registradas ante sus órganos directivos. Estas corrientes son conocidas como tribus.

Las más fuertes en la ciudad han sido, tradicionalmente, Izquierda Democrática Nacional, liderada por René Bejarano tanto nacional como localmente, y Nueva Izquierda, encabezada por Jesús Ortega en el país, pero con tres liderazgos locales muy fuertes: Julio César Moreno, Víctor Hugo Lobo y, como uno solo, los hermanos Efraín y Carlos Morales.

La fuerza de cada corriente se mide por el número de consejeros en el partido, cantidad de delegados, funcionarios de primer nivel y diputados locales. Hasta 2012 la corriente más poderosa, más uniforme, más disciplinada y más ortodoxa ideológicamente era IDN, pero la llegada de Miguel Ángel Mancera le fue fatídica: hubo ataques por todos los flancos.

En la Asamblea Legislativa le quitaron la coordinación de la bancada y en el gabinete no la contemplaron. Su fuerza numérica no le importó a nadie.

Poco a poco, además, los nuevos reyes fueron construyéndose una nueva corriente en el partido. Ésta fue directamente diseñada desde el GDF, específicamente desde las oficinas del secretario de gobierno, Héctor Serrano. Eso de que Mancera no intervenía en el partido es una quimera. Su mano derecha, con su venia, se hizo del PRD y lo hizo para servirle al jefe de gobierno.

La dirigencia fue tomada. IDN fue debilitada. Los delegados fueron seducidos y las expresiones restantes hicieron alianza contra los bejaranistas. Lo que nunca pudo y siempre quiso hacer Marcelo Ebrard lo logró Serrano en menos de tres años. Antes de que llegara el día de elegir candidatos ya tenía una nueva y poderosa tribu llamada Vanguardia Progresista y había generado una conveniente subordinación del resto de los grupos.

Serrano se convirtió en el nuevo Bejarano, pero el costo que pagó por hacerse del partido ahora se revela muy alto. La división y la animadversión hacia el bejaranismo se dio en un contexto peligroso, pues a un lado crecía una opción viable para los inconformes: el partido de izquierda Movimiento Regeneración Nacional: Morena.

No hubo desbandada, pero hubo dos actitudes generalizadas en las bases perredistas: unas operaron bajo el agua a favor de los lopezobradoristas en las elecciones y otras simplemente se alzaron de hombros y dejaron de operar a favor del PRD.

Pondré un ejemplo muy significativo del impacto que tuvo la lucha interna en el resquebrajamiento de un cacicazgo territorial y en la consecuente pérdida de poder. El ejemplo es la importantísima delegación Cuauhtémoc, en donde el PRD nunca pensó perder la jefatura.

Cuauhtémoc fue una de las delegaciones que más conflicto generó en el partido del sol a la hora de decidir cómo competiría y con qué gallo. La demarcación era gobernada por un subgrupo de la corriente Izquierda Democrática Nacional, la fuerza interna más poderosa del PRD. Al subgrupo le llamaban Grupo Cuauhtémoc y era liderado por José Luis Muñoz Soria, un ingeniero mecánico egresado del Politécnico Nacional. La fuerza territorial de este equipo descansaba en liderazgos barriales y alianzas con grupos organizados de comercio informal; el poder se consolidó a través de las clientelas.

Muñoz Soria gobernó de 2006 a 2009 y colocó a los dos delegados que le sucedieron, Agustín Torres y Alejandro Fernández, con tan mal tino que provocó una batalla fratricida. Para resolverla en la sucesión de 2015 el único candidato posible parecía el ex jefe, el propio Muñoz Soria.

René Bejarano, el líder de IDN, no dio su visto bueno. Ante quien quiso escucharlo argumentaba que la dinámica territorial era menos importante que el blindaje ante Ricardo Monreal como adversario de Morena. Monreal fue una de las primeras figuras públicas nacionales en dejar el PRD y en sumar su peso político al movimiento de López Obrador. No era un hueso fácil de roer: había sido gobernador de Zacatecas y senador de la República. Bejarano primero intentó imponer, luego quiso convencer. Al final rogó, llamó a la actriz María Rojo e intentó hacer valer su voz frente los rebeldes.

Fue inútil, IDN ya no era lo que fue. El grupo Cuauhtémoc, envalentonado por el contexto de debilitamiento al bejaranismo, desoyó a su líder moral y, en pleno consejo perredista, en el hotel María Isabel Sheraton, rompió con el profesor. Que Rojo ni qué Rojo, a Monreal no le tenían miedo. Voltearon a ver a la corriente de Vanguardia Progresista, ofrecieron sumar sus consejeros para hacerlo fuerte y pidieron apoyo a cambio para su candidato Muñoz Soria.

Ese día ganaron la votación en interna. Tres meses después perdieron estrepitosamente la delegación.

¿Por qué en Iztapalapa no perdió el PRD? No es fácil decirlo, pero sin duda contribuyó, como primer elemento, la confusión. El amplio conocimiento sobre Clara Brugada jugó en su contra: fue delegada perredista y nunca pudo remontar la idea de que estaba en otro partido.

En segundo lugar, no había bejaranismo relevante que destruir. Los grupos más fuertes de Iztapalapa son de Nueva Izquierda y Vanguardia Progresista. El ex delegado, Jesús Valencia, encabeza en la ciudad la expresión Alternativa Democrática Nacional, pero fue una piedra que se quitó rápido. Es pragmático, tiene olfato, fue golpeado y se hizo a un lado rescatando lo que pudo, que no fue poco. Las distintas tribus se repartieron la zona, con jaloneo pero sin sangre porque Iztapalapa ofrecía juego en la jefatura, pero también en ocho diputaciones locales y cinco federales. De las locales, sólo perdieron una. De las federales, perdieron dos.

Los integrantes de Morena aseguran que la única explicación para los resultados que les fueron adversos es un fraude mayúsculo. Los tribunales aún no emiten su veredicto pero lo que yo puedo afirmar es que la dupla formada por la candidata Dione Anguiano y su esposo Alfredo Hernández Raygosa, tuvo por un lado trabajo territorial intenso y, por otro, apoyo irrestricto de la expresión Vanguardia Progresista, con línea directa a la Secretaría de Gobierno.

A Dione Anguiano le pregunté si había ganado el PRD como marca, si había ganado ella como candidata o si había perdido Brugada. “Las tres cosas”, me dijo. No saqué mucho de ahí pero sí de lo que a continuación me refirió: “Estábamos preparados para el peor escenario”.

Con sólo seis delegaciones perredistas y 19 diputados amarillos de los 66 que integran la Asamblea, ¿está en riesgo la gobernabilidad del DF y la fuerza política del jefe de gobierno? No. Miguel Ángel Mancera, a diferencia de sus predecesores, tiene lazos con tres partidos. El PRD lo controla a través de un operador político, con Morena tiene una excelente relación, aceitada con su amistad con Andrés Manuel López Obrador y el PRI no es su enemigo, sino su aliado (ver gráfica 1 y cuadro 2).

01-izquierda-grafica-01
01-izquierda-cuadro-02

¿Qué es lo que en realidad sucedió en el Distrito Federal? Se regresó al esquema del año 2000. El aparente multipartidismo no deja espacio a los partidos claramente diferenciados ideológicamente, como el PRI o el PAN. Éstos aumentaron su presencia en delegaciones, pero no en la Asamblea, que es el único espacio en donde pueden participar de las decisiones de gobierno.

La irrupción de Morena no cambia el rumbo político de la ciudad aunque cambie la dinámica interna del PRD. La clase política que gobierna no se oxigena con nuevos liderazgos y, si hay un elemento importante a destacar, es la presencia de Andrés Manuel López Obrador.

En suma: el DF regresa a ser territorio del Peje, el PRD paga el costo del aniquilamiento de una expresión, Mancera no pierde poder y la izquierda, dividida por planteamientos morales más que de rumbo, sigue aquí y es la misma.

Fuente: Nexos

Comments