El erotismo transgresor de Daniel Lezama

Acompañada de abundantes referencias a la pintura occidental de varias épocas, la obra de Daniel Lezama es compleja porque propicia una lectura en la que los campos de interpretación se extienden no sólo al devenir de las innumerables fuentes de la plástica (utilizadas con lógica entre forma y contenido), sino también a referentes sociales contemporáneos. Con innegables cualidades formales, en la pintura de este artista hay numerosos cuadros cercanos a lo que Bataille llamó sexualidad profunda (sangre, crimen y todo aquello que degrada la virtud); no obstante los excesos, por lo regular en sus personajes destacan la inocencia y la falta de culpa. El erotismo de Lezama habla de aquellos que no reconocen el límite y, fascinados por ello, encuentran el éxtasis en la trasgresión violenta de toda norma social.


sem-ingrid2

sem-ingrid3

Obras
1. Los amantes muertos, 2012.
2. El nacimiento de la Ciudad de México, 2002.
3. Niña dormida, 2012.

Fuente: La Jonada

Comments

Acerca del autor
Soy orgullosamente Tecualense; estoy muy agradecido con DIOS por hacerme desde niño muy feliz y por haberme dado una familia llena de valores. Me llena de orgullo ser egresado de la UNAM, pertenecer académicamente a la UAN y rendirle cuentas políticamente a la gente de mi estado. La función pública me acerco al hermoso ejercicio de la comunicación social, me despertó el gusto por la lectura, por escribir artículos e incursionar en el complicado ejercicio de borronear ensayos, ejercicio en el que siempre me acompañan los estantes de mi biblioteca. Disfruto escuchar el Rock de los setentas, soy fanático de los Beatles y canto medio desentonado los boleros de mi tiempo cuando estoy con mis amigos. Emocionalmente soy muy estable, me delita el mar, amo a mi esposa, a mis hijos, a mi nietecita; me alegra convivir con mis amigos y me apasiona intentar tomar buenas fotos y recrearme con un lindo amanecer en el campo.